Publicado: dom, Oct 28th, 2018

El martillo de Thor en Islandia: una entrevista con Ragnheiður Gló Gylfadóttir

Compartelo
Tags

Ragnheiður Gló Gylfadóttir
Institute of Archaeology, Iceland

Un residente local de Vjórsárdalur, un valle en las tierras altas del sur de Islandia, encontró una granja de la época vikinga.

Bergur Þór Björnsson es el bisnieto del hombre que descubrió la granja de la era vikinga más reciente de la región en 1920. Con su nuevo descubrimiento, el número total de granjas conocidas es de veintiuno.

Los arqueólogos de Fornleifastofnun Ísland (“el Instituto de Arqueología de Islandia”) fueron llamados a la escena y pronto encontraron varios objetos pequeños. Entre ellos se encontraba el amuleto de martillo de Thor, el segundo encontrado en Islandia. Adolf Friðriksson, director del Instituto, me dijo que las búsquedas de registros hasta ahora sugieren que este es el primer colgante de piedra Mjölnir que se encuentra en cualquier lugar.

Un martillo de Thor de piedra encontrado en Þjórsárdalur [cortesía Fornleifastofnun Ísland].

Hemos hablado con Ragnheiður Gló Gylfadóttir, la arqueóloga de Fornleifastofnun Ísland, quien investigó el hallazgo, el sitio, el descubrimiento y los objetos recién descubiertos.

PREGUNTA: ¿Cómo afectó la explosión del volcán Hekla en 1104 a las granjas en el área de órjórsárdalur?

Ragnheiður Gló Gylfadóttir: Esta no es una pregunta fácil de responder. El valle no estaba desierto al mismo tiempo.

La capa de Piroclasto[1] de 1104 probablemente cubrió el valle, pero hay evidencia de habitabilidad en el valle hasta el siglo XII. Una de las granjas, por ejemplo, se dejó de usar a fines del siglo xvi, y dos granjas todavía están habitadas.

PREGUNTA: ¿Se han excavado otras granjas en esta área?

Ragnheiður Gló Gylfadóttir: Este valle desierto ha ocupado un lugar central en la arqueología islandesa durante casi un siglo y medio. A menudo se lo conoce como “Pompeya de Islandia”. Hay alrededor de quince a veinte sitios y granjas de la Edad Vikinga conocidos en el valle, y las primeras excavaciones allí tuvieron lugar a fines de la década de 1890.

En 1939, un equipo de arqueólogos nórdicos vino a Islandia para investigar la Edad de los vikingos y las estructuras de casas medievales como la clave para comprender el desarrollo de la costumbre de construcción nórdica. En ese momento, se excavaron seis granjas en Þjórsárdalur, siendo Stöng la más famosa de ellas.

Desde entonces, ha habido un debate animado, y en ocasiones cruel, sobre la datación del abandono del valle. Se han llevado a cabo varias excavaciones de “seguimiento”, la última en 2000-2001.

En total, se han encontrado unos dos mil artefactos de las granjas, que datan en su mayoría del siglo IX al XII.

Una piedra de afilar encontrada en Þjórsárdalur [cortesía Fornleifastofnun Ísland].

PREGUNTA: ¿Los proyectos de recuperación de suelos y reforestación del Servicio Forestal de Islandia en el área han afectado los descubrimientos arqueológicos y las excavaciones?

Ragnheiður Gló Gylfadóttir: Sí, lo han hecho. Algunas partes del valle ahora están cubiertas de bosques, y algunos sitios se han “ido” como resultado.

PREGUNTA: ¿Cómo descubrió Bergur Bór Björnsson la granja de Bergstaðir?

Ragnheiður Gló Gylfadóttir: Nació y creció en una granja en Þjórsárdalur, una de las dos que viven en el valle. Sintió que había “una brecha” en la distribución de las granjas de la era vikinga y decidió tratar de encontrar alguna evidencia de habitación allí.

PREGUNTA: ¿Cuál es el protocolo para la investigación y recopilación cuando recibe información sobre un nuevo hallazgo como el de Bergur?

Ragnheiður Gló Gylfadóttir: La Agencia de Patrimonio Cultural de Islandia debe ser informada sobre cualquier sitio arqueológico, hallazgos o artefactos tan pronto como sea posible. Si se encuentran algunos artefactos, deben ser entregados al Museo Nacional de Islandia.

El Instituto de Arqueología, donde trabajo, no tiene ningún rol cuando las personas encuentran cosas nuevas o sitios arqueológicos en Islandia. El Instituto es de propiedad privada, y realizamos trabajos de investigación y comerciales.

Estábamos trabajando en Þjórsárdalur para el municipio local cuando hablamos con Bergur, y él nos informó sobre el sitio. El proyecto consistió en medir y examinar todos los sitios arqueológicos conocidos en el municipio, también fuera de Þjórsárdalur.

Por supuesto, seguimos las leyes y reportamos la finca y los hallazgos a la Agencia de Patrimonio Cultural. Los hallazgos van al Museo Nacional.

Todos los hallazgos se midieron in situ con una estación total[2], y el conchal[3] también. Esperamos hacer más investigación en el área más adelante. Ninguna excavación se ha hecho allí todavía.

Una hebilla que se encuentra en Þjórsárdalur [cortesía Fornleifastofnun Ísland].

PREGUNTA: ¿Qué estructuras de vida y de trabajo eran visibles en el sitio?

Ragnheiður Gló Gylfadóttir: el sitio está erosionado y no hay estructuras visibles en la superficie. Encontramos un basurero. Una gran parte es probablemente erosionada. También hay evidencia de una herrería. La escoria está tendida en la superficie allí.

PREGUNTA: Iceland Magazine informa que “[cuando] llegaron los arqueólogos a la escena, pudieron ver de inmediato que Bergur tenía razón: la base de una residencia de la época vikinga era claramente visible en el suelo, así como varios otros restos” (sic). ¿Puedes aclarar lo que viste en el sitio?

Ragnheiður Gló Gylfadóttir: No había estructuras, solo unas pocas piedras y el basurero, y escoria donde probablemente estaba la herrería.

PREGUNTA: ¿Puedes explicar qué objetos se han encontrado hasta ahora?

Ragnheiður Gló Gylfadóttir: Los objetos fueron encontrados en el basurero y la herrería, tendidos en la superficie. Encontramos un amuleto de martillo de Thor, piedras de afilar, parte de una olla de esteatita y hebillas de hierro. No puedo explicar por qué estos artículos estaban allí en este momento.

PREGUNTA: En la fotografía que he visto, el amuleto de martillo de Thor parece tener runas talladas en él. ¿Crees que es lo que son?

Ragnheiður Gló Gylfadóttir: Estas no son runas, o eso creemos en este momento. El amuleto está hecho de piedra arenisca y por lo tanto se raya fácilmente. Ha estado tirado en el suelo durante aproximadamente 1100 años, entre piedras de piedra pómez afiladas de erupciones en Hekla.

PREGUNTA: ¿El martillo del Thor tiene un agujero en el eje para ser amuleto?

Ragnheiður Gló Gylfadóttir: No, el agujero o el eje está roto y falta del amuleto.

Un punzón encontrado en Þjórsárdalur [cortesía Fornleifastofnun Ísland].

PREGUNTA: Si la granja fue abandonada en 1104 y se encontró el martillo de Thor en el suelo de la superficie, ¿suponen en esta etapa de la investigación que este objeto estaba en uso un siglo después de la conversión cristiana oficial de Islandia?

Ragnheiður Gló Gylfadóttir: No sabemos cuándo la finca se abandonó. Piroclasto[4] de diferentes erupciones está en la superficie, y no se han realizado excavaciones. La granja, como las grandes partes de Þjórsárdalur, se erosiona y el suelo se mueve con facilidad.

PREGUNTA: ¿Qué va a pasar con los objetos ahora?

Ragnheiður Gló Gylfadóttir: Ellos irán al Museo Nacional de Islandia, Þjóðminjasafn Íslands.

PREGUNTA: ¿Cuáles son los planes del instituto para una mayor excavación?

Ragnheiður Gló Gylfadóttir: Esperamos excavar el sitio y hacer más investigaciones allí. El sitio es muy interesante, y no se conoce ningún otro conchal en Þjórsárdalur.

[1] Fragmentos de polvo y roca propulsados en el aire por una erupción volcánica.

[2] Un dispositivo topográfico electrónico que mide simultáneamente la posición horizontal y vertical de un objeto.

[3] Una pila de conchas de mariscos.

[4] Capas de tefra expuestas en el camino hacia la base del volcán Villarrica en el Parque nacional Villarrica. Se llama piroclasto (del griego πῦρ “fuego” y κλαστός “roto”) o tefra (del griego “ceniza”), a cualquier fragmento sólido de material volcánico expulsado a través de la columna eruptiva arrojado al aire durante una erupción volcánica.​ Petrológicamente, los piroclastos son fragmentos de roca ígnea volcánica solidificados en algún momento de la erupción, más frecuentemente durante su recorrido aéreo. En sentido estricto, el término tefra alude a un conjunto de tamaños de fragmento (ceniza y lapilli); se distingue así, por ejemplo, una bomba volcánica de la tefra (en sentido estricto), aun cuando en sentido amplio una bomba volcánica es un tamaño de tefra.


Fuente: Blog de la Confesión Odinista Española

Sobre el autor

mm

Comenta esta noticia

XHTML: Puedes usar estos html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.