Publicado: Jue, May 3rd, 2018

Else Christensen: nuestra Madre Folk

Compartelo
Tags

Osred Jameson

Else Christensen (nacida Ochsner en 1913), conocida por los Odinistas de todo el mundo como Madre Folk, murió el 4 de mayo de 2005.

Si bien nunca pude conocer a Else cara a cara, me sentí honrado por una rica y gratificante correspondencia con ella por más de treinta años, comenzando en 1972. Con una escritora de cartas tan talentosa y generosa como Else, es posible que conozca a la otra persona mejor de lo que alguna vez lo habre hecho con muchos compañeros de trabajo, vecinos o incluso familiares. Un aspecto del personaje de Else que era contagioso, incluso a través de su correspondencia, fue el profundo deleite que encontró incluso en los aspectos más simples de la vida.

No importaba cuan severas fueran las circunstancias, Else era irresistiblemente liviana de corazón, y gran parte de esta cualidad surgió de su curiosidad ilimitada. Pocos de nosotros pudimos ver ningún lado positivo de haber sido condenados injustamente por un delito grave, pero Else escribió desde la prisión, con una sinceridad casi infantil, que no podía estar más que feliz, dado que ahora tenía la oportunidad de aprender tanto de una clase de chicas con quienes nunca antes había tenido la oportunidad de mezclarse.

La Folkmother nació en Esbjerg, Dinamarca en 1913. (Su esposo Alex Christensen, nacido en 1904, murió en 1971). Ella fue confirmada en la fe luterana cuando era niña, pero “abandonó el cristianismo”, para usar sus propias palabras, a la edad de quince años.

Else emigró a Toronto en Canadá, donde se convirtió en gerente del departamento de rayos X en un hospital local hasta su jubilación.

Después de darle la espalda al cristianismo, se consideró una “agnóstica” hasta la década de 1960, cuando descubrió los escritos de Rud Mills. Fue una reunión de dos mentes alegres, y desde ese momento el propósito del resto de su vida se hizo evidente.

En 1969 fundó la primera asociación Odinista en América del Norte. Esta organización estaba muy poco estructurada y pasó por varios cambios de nombre, incluyendo The Odinist Movement, The Odinist Fellowship y The Odinist Community.

En cuanto a la secuencia histórica del Re-Despertar, es importante recordar que el redescubrimiento del Odinismo por parte de Else precedió al de Steve McNallen, Garman Lord y otros en América, de Stubba en Inglaterra, de Sveinbjörn Beinteinsson en Islandia y del grupo de la Universidad de Melbourne en Australia, que tuvo lugar a principios de los años setenta. También es vital recordar que Else claramente se vio a sí misma siguiendo el camino de Rud Mills, cuyas obras ella reimprimió con frecuencia.

En agosto de 1971 comenzó a publicar The Odinist, que continuó sin interrupción hasta su enjuiciamiento legal malicioso a la edad de 79 años.

A fines de la década de 1970, Else se mudó a Crystal River, Florida, donde vivía en una pequeña área con un frente de arroyo. Recuerdo muchas cartas deliciosas de ese período idílico de su vida, cuando estaba particularmente cautivada con un cocodrilo que vivía en el arroyo y ocasionalmente se dirigía a la orilla para examinarla.

Else Christensen, tercera por la derecha

Este período de frith llegó a su fin cuando Else recibió una sentencia de prisión de 30 meses por cargos inventados de transportar drogas blandas a través de líneas estatales. El trasfondo de esta acusación fue que ella había establecido un ministerio de extensión penitenciaria muy exitoso que, por supuesto, era visto como una amenaza por el gobierno de Estado Unidos.

Después de cumplir esta sentencia injusta en su espíritu alegre habitual, fue deportada a Canadá. Rescatada por la buena gente de Wodanesdag, vivió en Columbia Británica en una caravana, con un anexo lleno de archivos en cajas, en medio de un paisaje encantador. Sus cartas de esa época eran uniformemente alegres y serenas, y solo lamentaba no vivir lo suficiente para catalogar todos sus libros, documentos, fotografías y otros archivos.

En mi opinión, Else merece su título de “Madre Folk”. Solo que ella tuvo el coraje y la sabiduría para tomar el relevo que Rud Mills intentó pasarnos en la década de 1930. La mayoría de los que desde entonces han venido al Re-Despertar del Odinismo probablemente no lo hubieran hecho si no hubiera sido por Else Christensen.

Nuestro camino espiritual, el Odinismo, no tiene un fundador. Ha estado con nosotros durante todo el tiempo que nuestra gente ha existido; y nunca se ha perdido, incluso durante los sombríos siglos de la persecución cristiana. En el siglo XIX hubo muchas personas que vislumbraron aspectos de nuestro renovado amanecer espiritual a pesar de la oscuridad cristiana prevaleciente, y estas personas son conocidas por nosotros como proto-Odinistas. Sin embargo, un hombre, y solo uno, puede ser llamado el Padre del Re-Despertar: Alexander Rud Mills.

Del mismo modo, no puede haber ningún otro solicitante del título de Madre Folk que Else Christensen.

La Sabiduría de nuestra madre Folk:

“Estamos más o menos atrapados en la trampa de la velocidad de la sociedad moderna. Acabamos de presenciar los Juegos Olímpicos, donde una fracción de segundo marca la diferencia entre una victoria o una derrota. Pero en la vida no compites con a nadie más que a ti mismo, no ganas medallas, estás aquí como miembro de tu estirpe, y tus esfuerzos no se cuentan en segundos en competencia con otras personas, sino más bien en la influencia silenciosa y continua que tienes en el futuro general en la vida de nuestra pueblo “.

Else Christensen, 1992

 

Un homenaje de Osred, 2005

Odinic Rite Australia


Fuente: Blog de la Confesión Odinista Española

Sobre el autor

mm

Comenta esta noticia

XHTML: Puedes usar estos html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.