Publicado: Dom, Ene 22nd, 2017

Loki y la apuesta con los enanos:

Compartelo
Tags
Todos en la lejana tierra del norte conocen el carácter bromista y tramposo del dios Loki, a veces sus bromas pesadas le llevan a meterse en mas de un lio, del que siempre escapa por los pelos.
En cierta ocasión, por ejemplo, Loki no calculo demasiado bien el alcance de sus bromas pesadas ,esta vez hizo víctima de su perversidad a Sif, la bella esposa de Thor, señor del trueno, a la que, mientras estaba durmiendo,entrando a hurtadillas en su habitacion le corto sin muchos miramientos su hermosa y rubia cabellera.
Cuando Sif se despertó, su desesperación no tuvo limites, ya que los cabellos hermososo de la diosa eran una de las cosas que más orgullo le producía lucir, estaba realmente orgullosa de siu hermosa melena dorada. También a su marido le agradaba mucho su cabellera del color del oro puro . Y por eso ahora temía que el dios no la encontrara tan bella como siempre y lloraba desconsolada en un rincon de su casa.
Al saber Thor lo ocurrido, en seguida imagino que algo tan miserable y retorcido solo podia ser cosa del gamberro de siempre…asi que muy enfadado agarro a Loki entre sus robustas manos dispuesto a destrozarlo. Y si no lo hizo fue porque el audaz ladrón le prometió algo muy solemnemente:
Te juro, Thor, que obligare a los enanos a que ha­gan brotar en la cabeza de tu esposa Sif otra cabellera de oro puro. Sera aun mas hermosa que la que tenia… y no tendras motiv de queja de su hermosura.
Entonces Loki, hubo de esmerarse en cumplir lo prometido, pues sabia que Thor no era precisamente el mas paciente de los dioses, asi, que antes de que estallase su rabia y acabase por romperle la cabeza, salio de Asgard y se dirigió al país de los enanos sin perder un instante.
Y con su habilidad para las tretas y los engaños, no solamente obtuvo lo que se proponía, sino que otros hijos de la raza de los enanos de Ivaldir le construyeron una poderosa lanza llamada Gungnor o Gungnir y un navío magico, el Skidbladnir, que una vez tendidas las velas iba derecho allí donde era preciso que fuese.
Con estos tesoros regreso Loki muy satisfrecho al Asgard, hablando, orgulloso, de las cosas tan maravillosas que sabían hacer los hijos de Ivaldir.Y como siempre, su labia demasiado suelta no tardo en meterle en un nuevo lio.

Trabajando el metal —agregó– no hay quien les iguale. Comparados con ellos, todos los demás herreros son unas nulidades. No hay objetos en el mundo capaces de superar las obras de los hijos de Ivaldir.
Estas palabras fueron oídas por Brok, cuyo hermano Sindre era considerado por muchos como el más diestro trabajador de metales de los 9 reinos. Pero como a Loki no le parecía así, aposto tras una acalorada discusion con Brok a que ni él ni su hermano eran capaces de hacer tres cosas de tanto valor como el cabello de oro, la espada y el barco que le habían hecho los enanos de la estirpe de Ivaldir.
Me juego la cabeza a que no las hacéis, mirad si estoy seguro de que fracasareis! —agregó Loki.
Decididos a ganar la apuesta, Brok y Sindre se encerraron en su forja y se dedicaron a trabajar sin pérdida de tiempo en sus objetos magicos. Lo malo era que casi no adelantaban en su tarea porque el astuto dios Loki, temiendo que resultasen victoriosos, se transformó en un molesto tábano y empezó a importunarlos para que, cansados y rabiosos tras los muchos picotazos del insecto, no pudiesen triunfar y cometiesen algun fallo.
A pesar de ello, ambos hermanos hicieron un resplandeciente anillo magico, un jabalí dorado y un poderoso y terrible martillo de guerra,aunque este ultimo, por culpa de las costantes molestias del dios Loki, quedo con un mango algo corto.
Inmediatamente partió Brok con sus objetos a la corte de Asgard, donde los dioses aguardaban, dispuestos a hacer de jueces y muy ansiosos por ver como terminaba la apuesta. Tomaron pues asiento en sus respectivos tronos, y Odín, Freya y Thor fueron los encargados de juzgar cuales eran los más valiosos regalos.
El astuto Loki se acercó a los jueces y, con zalamera sonrisa, entrego a Odín la lanza Gungnor, asegurandole que con ella seria en mas diestro de los lanzadores ya que jamás erraba el blanco. A Freya le dio el barco. Podía asi navegar por todos los mares y gobernarlo con todos los vientos, obede­ciendo el simple deseo de su dueña. También tenía la virtud de plegarse en muchas dobleces para poderlo llevar en un zurron.
A Thor le entregó con una sonrisa el dorado cabello, que éste colocó en seguida sobre la cabeza calva de su esposa Sif. La cabellera era larga, hermosa y resplandeciente, haciendo a la diosa tanto más bella que antaño, por lo que Thor la miraba embelesado. Y esta cabellera hecho raiz en la cabeza de su esposa, por lo que la diosa ahora tenia cabellos no solo dorados como el oro, sino que su pelo era realmente de oro puro.
Loki rió desdeñosamente y haciendo una reverencia ante los dioses se encaro al enano herrero, y le dijo a Brok:
Ahora, aprendiz de herrero, muestra tú lo que traes, y veamos si pueden competir tus regalos con los que yo he traído. Seguro que no!
El enano se acercó y miro con desden a Loki, mientras cargaba con un arcon con sus tesoros.
Este anillo —dijo, entregándoselo a Odín— tiene la virtud de disipar las tinieblas, ademas, cada nueve dias, de el nacen otros ocho anillos mas.
Luego puso el martillo de guerra en las manos de Thor, diciendo:
Jamás habra un lanzamiento de este mazo que lo hará fracasar. Podrás pegar con el cuantos golpes quieras. Y, aunque lo arrojes muy lejos, siempre volverá a tus manos. También puedes reducirlo de tamaño y esconderlo colgando en tu pecho.
Thor lo alzó, y lo hizo girar alrededor de su cabeza en remolino. Estallaron relámpagos llameantes por todo el Asgard y retumbaron profundos truenos, y se formaron poderosas masas de nubes de tormenta alrrededor… Sin duda, era un arma formidable, con ella, el poder del dios mas fuerte de Asgard no conoceria limites.
Los dioses se acercaron todos a su lado y el martillo empezó a pasar de mano en mano. Coincidieron unánimemente en que era el arma más poderosa que tenían para defenderse contra sus enemigos los gigantes. Con ello, los enanos Brok y Sindre ganaron la apuesta.
Aunque para redondear la victoria, entregaron a Frey el jabali dorado, asegurandole que tiraria tan fuerte de su carro como cuatro caballos, y que ademas, resplandeceria haciendo la nocje dia.
La cabeza de Loki les pertenecía, todos los dioses les declararnn vencedores. Pero Loki estaba realmente enfurecido por la derrota,y por supuesto no tenía la menor intención de permitir que el vencedor cobrara la deuda.
Te daré lo que quieras —dijo a Brok—te colmare de riquezas, a cambio de mi cabeza.
  • No, quiero tu cabeza, que es lo que he ganado —repuso el enano—. No aceptaré ninguna otra cosa a cambio… has perdido y pagaras el precio!
  • Entonces, ven a por ella —le respondió Loki.
Y antes de que pudieran los dioses echarle la mano encima desapareció. Y es que poseía ciertos zapatos magicos que podían transportarle en un instante al otro lado de tierras y mares. Y de esta forma, se esfumo de la presencia de los dioses, dejando a todos con un palmo de narices.
Entonces el enano Brok, muy ofendido le pidió a Thor que le ayudase a encontrarle, y solicitó que se le obligara al escurridizo Loki a cumplir lo prometido.
Thor, comprendiendo que el enano tenía razón y que pese a que Loki habia conseguido reparar el daño de sus bromas, y entendiendo que de no ponerle freno estas seguirian sin fin, decidio ayudar al enano a escarmentar a Loki, asi que, armado con su martillo, salió inmediatamente en persecución del desaparecido dios Loki, no tardando en regresar con él a rastras y arrojarlo ante los dioses.
En cuanto lo vio Brok, quiso cortarle la cabeza en seguida, temiendo que, si esperaba el veredicto de los dioses, Loki le gastaría una nueva treta y de nuevo volveria a escaparse. Pero Loki lo contuvo diciendo:
  • ¡Alto! Mi cabeza puedes cercenarla cuando quieras, pues te pertenece por derecho ya que he perdido mi apuesta. .. Pero ten en cuenta una cosa… ¡ay de ti si llegas a tocarme el cuello!
Nada se había hablado de cuellos en los terminos de la apuesta,asi que legalmente no se podia tocar el cuello de Loki para cobrarse la apuesta en efecto. Y, como la cabeza no se podía cortar de modo alguno sin tocar el cuello, Brok y su hermano tuvieron que darse por vencidos.
Y al marcharse los burlados enanos, se oyó retumbar en los espacios, durante mucho tiempo, la carcajada burlona del desvergonzado Loki.
Sin embargo los enanos reclamaron justicia… y Loki acabo pagando un precio, acabo con su boca cosida, para que no pudiese decir mentira alguna..aunque no tardo en recuperarse y seguir tan gamberro y deslenguado como siempre…


Fuente: Blog La Cuna de Magni http://lacunademagni.blogspot.com/New feed

Sobre el autor

Comenta esta noticia

XHTML: Puedes usar estos html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>