Publicado: Dom, Nov 13th, 2016

Biosbardos.La "MITICA" broma gallega.

Compartelo
Tags
Galicia es un lugar lleno de magia, de criaturas extrañas y seres mitologicos muy antiguos, que la gente crea o no en ellos, es algo que depende siempre de a quien preguntes, muchos te diran que “iso son contos de vellas” (eso son cuentos de viejas), pero luego en secreto, se cuidan mucho de segun que seres y de ofender a segun que criaturas… porque con los seres magicos , sucede un poco como con las brujas en mi tierra, nadie afirma creer en ellas, pero haberlas, las hay….

Hay un curioso personaje que ha nacido a medio camino entre la mitologia y el alegre caracter bromista de los gallegos.Los biosbardos (o cocerellos o tambien ñarros en algunas zonas) son una figura mitológica existente en mi tierra con la que se gasta bromas a los no iniciados.

La situación siempre se da cuando un grupo invita a alguien que no es del lugar  a cazar “biosbardos” de noche (porque obviamente estas criaturas son nocturnas, asi que suelen salir de noche o como mucho y si se quiere hacer la broma mas pesada y se esta dispuesto a un pequeño sacrificio, al filo del amanecer se les puede ver cuando regresan a sus casas. Debido a que los no iniciados no conocen la mitologia ni las costumbres gallegas, muchas veces se ven sorprendidos, pero al ver a un buen numero de amigos que parecen entusiasmados con la idea de cazar un animal o una criatura que vale mucho dinero, normalmente aceptan unirse a la expedicion de caza. 

La cuestión es que no existen obviamente como tales, y esa es la gracia… basicamente se trata de una criatura mitologica, o mas bien de una broma “mitica”, para que la cosa funcione, se necesita describir a la criatura de una forma mas o menos creible  y que los compinchados  en la broma, corroboren la historia, y en medio de la caceria aprovechan la oscuridad de la noche para hacerle alguna inocentada a la víctima. En otras zonas también se usa el término de gamusinos o gazafellos.
Asi que, no me pregunteis que aspecto tiene un biosbardo, nadie lo sabe, depende como dicen los gallegos “das luces de quen o cace” (de las luces de quien le de caza), una forma amable de decir que cuanto mas tontorron y credulo sea el que vas a embromar, mas inverosimil es la historia que tejeran los bromistas alrrededor de estas miticas criaturas.
Lo mas habitual es darle la apariencia de un animal rapido y escurridizo, que suele ser valioso por muchas razones , ya depende de la imaginacion del bromista. Personalmente, recuerdo una excursion de gentes andaluzas, y no es que sean mas torpes o tontorronas que las de cualquier otro lugar, el caso fue que, preguntaron sobre mitos gallegos, y les hablamos de los mas clasicos, como las meigas, las mouras, la santa compaña y algun otro, pero acabaron burlandose de nosotros, diciendo que “solo a un gallego se le ocurre creer en esas tonterias”. Aparentemente, dejamos pasar la ofensa, pero uno de nosotros, empezo a tejer el bromazo de cazar “ñarros” como llamamos a estas criaturas en el bajo Miño.
 Empezamos con la historia de que saldriamos esa misma noche a cazar un animal que vale una fortuna, porque su orina se utiliza en cosmetica y medicinas. Que se le puede encontrar en los campos porque le encantan las hortalizas… en fin, que es similar a una mezcla entre raton y conejo, que es rapido y listo… y que su orina vale al menos 2000 euros el cuarto de litro…
Como podeis imaginar, cayeron en la broma como autenticos pardillos, y anduvieron media noche por medio de los campos… justo como contare que suele hacerse la broma, hasta que decidimos que ya era suficiente, y les contamos que todo era un bromazo , y para acabar con las asperezas, acabamos todos en un bar, tomando algo juntos y riendonos ya como buenos amigos.
Un método usual para “cazar” biosbardos, o cocerellos, suele ser dotar al “cazador” que hace de “apañador” (el que captura) de un saco o bolsa, y dotar a los “axotadores” (los asustadores) con  un palo con el que se golpea el suelo o los arbustos y maleza para que salgan los hipotéticos animales y queden atrapados en el saco. 
Otras veces se dota a la cuadrilla de cacharros con los que se monta el alboroto mas grande posible (con lo que hay que ser bastante credulo para no darse cuenta de que el ser, por muy magico o mitico que sea va a ser lo suficientemente tonto para quedarse alli a esperar a que lo pilles y no saldra huyendo o se escondera en lugar seguro). 
En muchas ocasiones la inocentada suele ser dejarle sólo en el monte a altas horas de la noche mientras se encuentra dedicado a esa tarea de andar con el saco a ras de suelo de aqui para alla (generalmente nos escondemos un rato corto para aparecer poco despues, que no se trata de dejar a nadie tirado y que ocurra un accidente!); otra variedad de la broma consiste en hacerle caer al auelo gritando “ahi vai un” (ahi tienes uno) , o volverle  medio tarumba haciendole correr de aqui para alla con el saco, primero uno lo llama desde un punto, para que corra hacia alli, despues otro lo llama desde el punto opuesto…
El siguiente encantamento hace que los Biosbardos se metan teroricamente  en el saco:

Eu son Leonardo,
Ti es  un Biosbardo,
Biosbardo, vente pró saco,
Ca eu che agardo, e son Leonardo
.

Traducción al castellano:

Soy Leonardo,
Tú eres  el Biosbardo,
Biosbardo, ven hacia el saco,
Que yo te espero, y soy Leonardo.


La broma desde luego puede mutar en miles de variantes, desde hacer que el engañado cante cosas ridiculas (me aseguran que a una chica poco credula la embromaron y la tuvieron casi una hora en un campo con el saco, cantando a gritos “torito bravo” del no menos mitico Fary). O por ejemplo comvencer al incauto de que para engañar a la criatura a cazar o para hacerla salir de su escondite, lo mejor es mujir como una vaca o ladrar como un perro.

Obviamente, ha habido casos en que el Biosbardo es mas parecido a un duende o hada, pero para eso, ya se necesita gente que crea un poco mas en el universo de las hadas, la broma pasa por la tipica gamberrada en la que hace falta dividir el grupo de colaboradores en dos partes, una se encarga de convencer al embromado para que participe en la visita a un lugar “encantado”, en algun cuento antiguo se habla de bromistas ocultos en el cementerio o los alrrededores de la iglesia o algun lugar donde presuntamente pudiesen aparecer seres sobrenaturales, para hacer mas creible la broma, los que acompañan a la victima, han de fingir no saber nada de los que se encargaran de ser “los espectros”, aunque al final, esta clase de bromas siempre acaban bien, y al pobre incauto al que se le gastan, se le compensa de alguna forma para no causar males mayores y que el enfado dure lo justo para hecharse unas risas sanas.
Parece ser que en la isla de Man existe un ser semejante llamado algo así como “phymodee”. Tiene cabeza de león y cuerpo de cabra o otros lo representan con “un burro con alas y un cuerno en la frente”. Lo mismo sucede en escocia, donde es frecuente embromar a alguien haciendole salir a buscar “la olla de oro de los duendes”.

En mi tierra, se usa la expresion “andar os biosbardos” para referirse a alguien que siempre esta ensimismado o muy distraido, o que se le va, como se suele decir vulgarmente “el santo al cielo” con frecuencia. Tambien se usa para referirse a la gente demasiado dada a las fantasias o a embarcarse en aventuras de dudoso exito, “ese anda os biosbardos”. 


Fuente: Blog La Cuna de Magni http://lacunademagni.blogspot.com/New feed

Sobre el autor

Comenta esta noticia

XHTML: Puedes usar estos html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>