Publicado: Mie, Feb 3rd, 2016

Se descubren rituales desconocidos de la Edad de Piedra en isla sueca Blå Jungfrun

En el folclore local, la isla de Blå Jungfrun -de la Virgen Azul– ha estado asociada a rituales oscuros, maldiciones y brujería desde tiempos inmemoriales. Apartada de la costa sueca, la isla tiene una reputación de mala suerte para quienes la visitaban, e incluso hoy los visitantes no deben caminar fuera de los senderos en ella inscritos por los años, ni quedarse después del anochecer. Los arqueólogos que excavan los rincones de la isla han descubierto pruebas de extraños rituales nunca vistos antes que datan de casi 9.000 años de antigüedad.

Labyrinth-and-Ritual-Caves-sweden

La isla, ahora parte del Parque Nacional de Kalmar, está compuesta de roca desnuda y denso bosque, y en ella hay un antiguo laberinto de piedras situadas sobre las caras más desnudas, pero son las cuevas lo que ha supuesto un enorme descubrimiento para los equipos de la Universidad Linneaus y los arqueólogos del Condado de Kalmar.

Los arqueólogos esán al tanto de estos cuentos sobre lo sobrenatural, pero no coinciden en cifrar la fecha en la cual se originan. Trabajos de campo han arrojado cierta luz sobre lo que podría haber estado sucediendo hace miles de años y lo que en verdad podría ser el origen de la oscura leyenda de Blå Jungfrun.

En su sumario los especialistas anotaron que ‘los resultados son sorprendentes y reveladores sobre actividades humanas en la isla durante el Mesolítico de la Edad de Piedra.

Al parecer las investigaciones se han centrado en dos cuevas donde habían tenido lugar variados rituales de extraña naturaleza, anotan los arqueólogos; una contiene un altar, y la otra una especie de ‘teatro’. Cada cueva contiene distintivos aspectos rituales, y algunos depósitos se remontan 9.000 años atrás.

 

Un misterioso ‘teatro’ de la Edad de Piedra

fireplace-massive-hole

En el muro vertical de una de las cuevas objeto de la investigación fue tallado una gran hoquedad en algún momento del pasado remoto. El receso es de casi un metro de diámetro, y se encendían fuegos en él.

Ludvig Papmehl-Dufay, uno de los arqueólogos del Kalmar County Museum dijo al respecto, “Creemos que la hoquedad es obra de los hombres y que la chimenea fue usada en conexión con los trabajos de excavación, posiblemente en diversas ocasiones. “

Papmehl-Dufay añade, “la entrada a la cueva es muy estrecha de tal modo que debes apretarte contra las piedras. Sin embargo, una vez dentro, solo la mitad de la cueva está cubierta y desde fuera un nutrido grupo de personas podría asomarse y mirar hacia abajo dentro de la cueva, casi como si se tratase de un teatro muy primitivo.“

Y añade, “pensamos que la hoquedad es resultado de una escenificación, como parte de un ritual primitivo, donde incluso el sonido producido por la excavación de piedra y las sombras arrojadas por el fuego serían parte integral del mismo.“

Estas referencias a recientes hallazgos arqueológicos también se encuentran presentes al final del primer tomo El último querusco en la Saga de Teutoburgo, de Artur Balder, mostrando la profunda y ancestral relación de los mitos obstetricios de la Tierra con las vivencias mágicas en el interior de cavernas, y como parte integral de la vivencia religiosa indo-germánica.

La combinación del fuego y sus sombras, junto al sonido producido por el amartillamiento de la piedra, podría haber tenido un poderoso efecto en estas primitivas audiencias dando lugar con el paso de los siglos a una leyenda cuyos detalles serán ya imposibles de dilucidar.

Un altar con hachas de piedra

Hammerstones

Un martillo de piedra fue hallado en la segunda cueva. Papmehl-Dufay especula con la idea de que esta segunda estancia podría haber sido un altar, y es muy probable la presencia de innumerables sacrificios.

Un estrecho corredor conecta ambas cuevas. Como mide apenas seis por ocho metros, los investigadores creen que podría haber sido usado en la Edad de Piedra por viajeros que visitaban la isla como un techado para guarecerse durante cortas estadías. “Sin embargo, actividades rituales más especíicas como celebración ceremonial o banquete conectado con las actividades principales de las otras dos cuevas no deben ser descartadas.“ Añadió el arqueólogo.

Las exposiciones al carbono radiactivo han revelado que los diversos restos hallados en esta parte datan de nuevo de unos 9.000 años de antigüedad, siendo los depósitos de cuarzo restos de la fabricación de herramientas.

Jättegrytor, maldiciones y otras leyendas

Island-of-Bla-Jungfrun

Se especula si estos rituales antiguos pudieron estar conectados con sacrificios humanos o no, los cuales, con el paso del tiempo y en un paisaje tan aislado, posiblemente constituyen la base de las muchas leyendas que lo acompañan.

En el folclore sueco Blå Jungfrun, o la Isla de la Virgen Azul, siempre ha sido considerado un luga sobrenatural habitado por espíritus malignos, y siempre fue evitado por los navegantes. Se creía que las brujas celebraban encuentros en la isla durante la Edad Media, para conjurar al diablo. Lagas y anchas cavidades naturalmente excavadas en la pura roca  alo largo de las orullas, llamadas “jättegrytor” se creían obra de gigantes.

 

Sobre el autor

Arnaldo García 'Gunnarsson'
Se muestra 1 Comentario
Tu opinión
  1. Vegtam dice:

    muy interesante gracias por compartir 🙂

Comenta esta noticia

XHTML: Puedes usar estos html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>