PP, Justicia y Conferencia Episcopal echan cerrojo al Paganismo

Redacción, Madrid. -A través de un comunicado aparecido en la página del ministerio de justicia, se ha dado a conocer que el ministro de justicia, Rafael Catalá, presidió la reunión de la Comisión Mixta Sectorial con la Conferencia Episcopal donde se abordaron cuestiones relativas a la modernización y la transparencia a través del Registro de Entidades Religiosas. En la reunión han participado el secretario general de la Conferencia Episcopal, José María Gil Tamayo, el vicesecretario general para Asuntos Generales, Carlos López Segovia, el vicesecretario para Asuntos Económicos, Fernando Giménez Barriocanal, y el director general de Cooperación Jurídica Internacional y Relaciones con las Confesiones, Javier Herrera García-Canturri.

GRA043 MADRID, 27/6/2014.- El secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), José María Gil Tamayo, informa en rueda de prensa de los trabajos de la reunión de la Comisión Permanente que se ha reunido el 25 y 26 de junio, en el primer encuentro del trienio 2014-2017, tras la renovación de cargos que tuvo lugar en la Asamblea Plenaria del pasado marzo. EFE/Juan Carlos Hidalgo

El secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), José María Gil Tamayo.

PDF del Comunicado oficial de prensa

Coincidiendo casi en tiempo y lugar, las presiones de la Conferencia Episcopal han tenido su fruto bajo la petición de ‘transparencia en el Registro de Entidades Religiosas’. El candado que el gobierno ha echado al paganismo en España tiene un claro reflejo en las reuniones sostenidas, donde los poderes de siempre se han sentado a dejar claro que la legalización de confesiones religiosas, y la libertad religiosa en general, son un peligro para el sistema establecido.

En el contexto de paralización de los reconocimientos de derechos de la sociedad civil para con sus libertades de prácticas religiosas, la Conferencia Episcopal ha demostrado que sigue controlando la religión en España gracias a los métodos de siempre: la connivencia con el conservadurismo español. Sorprenden las medias tintas de la plataforma pagana española, por ejemplo, cuando algunos de sus representantes se muestran ‘satisfechos’ con la escasa y ante todo espúrea atención que los representantes del ministerio han prestado al propio paganismo.

imagen_13650

NEGACIÓN DE NOTORIO ARRAIGO

La práctica denegación del notorio arraigo a través de un complejo y oscuro sistema de impedimentos legales definidos en el decreto comentado por este medio en varias ocasiones viene rodeada de un cada vez más claro contexto de negociación de circunstancias. El partido actualmente en el poder, PP, está procurando inhabilitar por el mayor lapso de tiempo posible el avance de estos progresos dada la previsible pérdida de alcance ejecutivo después de las próximas elecciones.

En ese marco, lo importante ahora para el ministerio es proceder a echar el freno a cuanto hubiese podido desarrollarse en pos de una sociedad capaz de autodefinirse religiosa. la iglesia católica, en su línea de actuación milenaria, ha experimentado descontento ante la aparición de tendencias religiosas que históricamente han sido no solo demonizadas, sino también perseguidas a sangre y fuego. Los paganos tienen en estos días razones para sentirse tan marcados como lo estaban en la Edad Media.

ministerio_justicia

PASIVIDAD COLECTIVO PAGANO

Contrasta con este escenario la pasividad del colectivo pagano al menos en España. Si las entidades religiosas no son capaces de garantizar derechos de igualdad respecto a otras religiones a quienes acuden a ellas para formalizar sus votos, su misión sigue quedando a medias en el plano de su aplicación social.

MENOS DERECHOS Y MÁS HERRAMIENTAS DE CONTROL

Además, el nuevo decreto, que niega en la práctica la obtención del notorio arraigo, sí que en cambio exige una declaración o listado de los ministros que ejercen en los cuerpos religiosos de cada confesión. A algunos les ha sonado a música ministerial, pero solo a los que viven de la vanidad y no de la aplicación de la justicia en derechos religiosos, porque carece de sentido que por un lado el control de las confesiones aumente con un sesgo de desconfianza, tratando de convertirlas en cuerpos más o menos parecidos en su estructura al católico, y que al mismo tiempo se le niegue la aplicación práctica del reconocimiento para su plena funcionalidad con el notorio arraigo.

 

Sobre el autor

Arnaldo García 'Gunnarsson'

Comenta esta noticia

XHTML: Puedes usar estos html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>