Publicado: Vie, Ago 21st, 2015

Idioma ‘elfdálico’: poblaciones aisladas de Suecia dejaron usar runas tan solo 100 años atrás

In a remote part of Sweden they used runes until just a hundred years ago. The people in the area also speak their own language: Elfdalian.

Dalarna, Suecia.–La mayoría de la gente asocia las runas con la era de los vikingos, pero en Älvdalen, Dalarma, en el oeste de Suecia, la población local continuó usando runas durante muchos siglos después de que la antigua lengua escrita había sido abandonada por el resto de Escandinavia y cuando ya los alfabetos rúnicos pertenecían a la próxima antigüedad nórdica.

El paisaje de Alvdälen permanece aislado por bosques, lagos y montañas bajas en la frontera con Noruega.

El paisaje de Alvdälen permanece aislado por bosques, lagos y montañas bajas en la frontera con Noruega.

Ocultas en los bosques suecos, las runas siguieron en uso hasta principios del siglo XX, en una zona rica en dialectos donde los habitantes conservan una lengua muy especial, el elfdálico, (Elfdalian) que es considera un verdadero tesoro por los lingüistas europeos.

“Älvdalen realmente es algo muy especial. En primer lugar, porque hablan una lengua nórdica antigua únicá y también porque usaron runas hasta hace cien años. Es absolutamente fascinante”, dice Michael Lerche Nielsen, profesor asistente en el Departamento de Investigación Nórdica de la Universidad de Copenhague.

Uso reciente de runas excepcionales

La escritura rúnica fue la lengua escrita dominante en Dinamarca y el resto de Escandinavia hasta el advenimiento del cristianismo en el siglo noveno y décimo, cuando fue introducido el alfabeto latino.

En el siglo XV el alfabeto latino  casi había acabado con el uso de las runas – pero no en Älvdalen. Aquí, el lingüista sueco Henrik Rosenkvist recientemente vio una carta de fecha 1906 escrita en parte en runas.

“Las runas que vemos en Älvdalen son probablemente el uso más reciente de la secuencia que conocemos. De lo contrario se extinguieron en la Edad Media por lo que su uso en los últimos tiempos  es excepcional “, dice Rosenkvist que habla y estudia el lenguaje único que se habla en Älvdalen.

“El uso de las runas en Escandinavia cesó gradualmente durante el siglo 15. Hay las zonas impares de Gotland en Suecia y en Islandia, donde la tradición rúnica sobrevivió hasta el siglo 17, pero en Älvdalen su uso fue generalizado hasta principios del siglo 20 “, dice Nielsen.

Mensajes rúnicos

Según Nielsen las runas en Älvdalen se encuentran más comúnmente en casas e inscritas en los muebles. Además de esto, también se grabaron en ‘hojas de mensaje’ que eran palos de madera que se distribuyeron entre las granjas de la zona.

El alfabeto rúnico de Alvdälen.

El alfabeto rúnico de Älvdalen.

“La gente que pastoreaban el ganado en las montañas escribían mensajes entre sí en runas”, dice Nielsen.

El paisaje que rodea Älvdalen aisla efectivamente a su comunidad del resto de Suecia por montañas, bosques y lagos. Las runas están grabadas con mayor frecuencia en las casas, los muebles, y palos de madera. Estos ‘dalruner’ que datan de 1635 están en Orsblecksloftet y en Zorns Gammelgård en la localidad de Mora.

Fue precisamente el aislamiento de la zona del resto del país lo que permitió la supervivencia de las runas y el lenguaje único elfdálico, mientras que el resto del país fue dominado por el alfabeto latino.

El aislamiento de Älvdalen

“Älvdalen se encuentra muy profundo dentro de los bosques y montañas suecos. En el pasado se podía llegar en barco por el río Dalälven – un viaje de más de 100 kilómetros – y llegar allí y volver solía ser como una expedición. Así que la gente de la zona no fueron particularmente viajeros y fueron capaces de preservar así esta cultura muy especial, considerada en Suecia para ser extremadamente tradicional”, dice Nielsen.

dalruner_sverige

Si le preguntas a Rosenkvist, tiene más o menos la misma explicación de por qué la gente en Älvdalen siguieron usando runas después de que la escritura antigua había sido abandonada por el resto de la nación.

“Los habitantes de Älvdalen son tradicionales y han mantenido un gran apego a su tierra y a su cultura, en parte por el aislamiento natural, en parte por un carácter propio. Ellos se mantuvieron en gran medida fieles a sí mismos”, dice Artur Balder, autor de la Saga de Teutoburgo. “La escolarización de la zona desde mediados del siglo XIX hizo que la tradición que estas gentes aisladas mantenían empezase a decaer. Hoy en día el ‘elfdálico’ o ‘eldaliano’, según se quiera, es una reliquia de idioma que debería ser protegida por las autoridades suecas.”

 

Sobre el autor

mm

Comenta esta noticia

XHTML: Puedes usar estos html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.